Estás aquí
Página principal > Baño > Mamparas de baño y ducha adaptables a cualquier espacio

Mamparas de baño y ducha adaptables a cualquier espacio

Escoger-mampara de ducha

A la hora de elegir la mampara para ducha o bañera que mejor se adapta a nuestro espacio y necesidades, debemos tener en cuenta una serie de factores que trataremos a continuación.

Lo primero que hay que tener en cuenta es si estamos buscando mamparas para bañeras o para un plato de ducha. Si es para una bañera, tendremos que elegir entre diferentes tipos de biombos o cerramientos integrales de bañera.

Si tienes un plato de ducha, deberemos elegir teniendo en cuenta el lugar y la forma que tiene nuestro plato de ducha en concreto.

Si el plato de ducha es angular, la mampara debe ser angular, si el plato es cuadrado, la mampara será cuadrada; y si el plato es rectangular, es posible optar entre tres soluciones distintas. Una de dichas opciones consiste en colocar una mampara rectangular, la segunda en colocar un frontal con un panel fijo lateral, y la tercera solución se centra en colocar un panel de ducha o espacio abierto. Esta es la solución ideal para grandes platos. Además, debemos tener en cuenta dónde se ubicará el plato.

Si está entre tres muros debemos elegir una mampara frontal, que a su vez puede ser corredera abatible y votante o plegable. Si está entre dos muros, podemos elegir entre una mampara rectangular o una mampara frontal con un fijo lateral.

Tipos de apertura de mamparas

A continuación, debemos pensar cuál es la distribución del resto de elementos del baño, ya que condicionará el tipo de apertura de la mampara. Si el espacio libre que tenemos alrededor del plato es reducido, debemos centrarnos en cuatro tipos de mamparas.

Apertura angular son las que tienen el acceso al plato por el vértice de este.

Las mamparas con la apertura corredera son aquellas cuyas puertas se abren deslizándose hacia los lados una apertura plegable. En la que las puertas se abren hacia el interior del plato, el panel de ducha permite el acceso lateral por el espacio libre.

mampara de ducha

Si no tenemos problemas de espacio alrededor del plato, podemos optar además de las soluciones anteriores, por una mampara ducha plegable o pivotante en las que las puertas se abren hacia afuera.

Una vez decidido el tipo de mampara más adecuado por su ubicación y espacio disponible es muy importante pensar quién va a utilizarla. No es lo mismo elegir un producto que vaya a ser utilizado por niños, por personas con movilidad reducida o por todos los miembros de la familia.

Una mampara adaptada a cada familia

Si tenemos en la familia personas con movilidad reducida, debemos tener presentes dos aspectos claves como son el tipo de apertura y la facilidad de apertura de la puerta, ambas condicionadas por el espacio de entrada al plato que, a su vez, está estrechamente ligado con los rodamientos de la puerta.

Si tenemos un baño para niños, los aspectos clave a considerar para una mampara de ducha son la facilidad de apertura y la resistencia del vidrio a los golpes, que está relacionada con el grosor del vidrio. En el mercado de las mamparas de vidrio existen grosores de 4, 5, 6 y 8 milímetros y un centímetro de grosor. A mayor grosor, mayor seguridad y resistencia del vidrio. También debemos tener en cuenta que a mayor grosor, mayor peso de los vidrios. Esto es especialmente importante en el caso de las puertas.

Mantenimiento de las mamparas

Respecto al mantenimiento es importante saber que existen en el mercado mamparas equipadas con un tratamiento antical que evita que la cal se acumule facilitando el mantenimiento.

Por supuesto, debemos tener presente la altura de la mampara. Cuanto más alta sea menor es la posibilidad de que el agua salpique por la parte superior mojando el suelo.

Instalación perfecta de una mampara

Por último hay que tener en cuenta el perfil de compensación. Esto está íntimamente relacionado con el acabado de la instalación. Las mamparas se fijan a la pared mediante un perfil que se taladra al muro. Sobre él se embute otro perfil externo que va unido al cristal. Cuando las paredes no están a escuadra, que es lo más habitual, se puede jugar metiendo más o menos este perfil externo con el fin de conseguir una instalación perfecta.

Deja un comentario

Top