Estás aquí
Página principal > Novedades > Sillones reclinables manuales, un gran regalo para los más mayores

Sillones reclinables manuales, un gran regalo para los más mayores

Hacerle un regalo a una persona mayor puede ser algo complicado incluso sabiendo de antemano los gustos que tiene. Sin embargo, hay un producto que casi siempre es sinónimo de acierto absoluto. Nos referimos a los sillones reclinables manuales.

Atrás quedan los tiempos en los que sí o sí había que desplazarse hasta una tienda para comprarlos físicamente. Hoy en día es posible adquirirlos sin salir de casa. En Internet hay disponible un amplio catálogo entre el que puedes elegir, dando con un par de clics con el modelo ideal para tu ser querido.

Pero, ¿por qué este tipo de sillones trasladan tanta ilusión a los más mayores cuando abren el regalo y ven lo que hay dentro? Básicamente ello es fruto de una serie de aspectos muy positivos, los cuales iremos desgranando a continuación.

Comodidad, salud y diseño

Aunque el factor visual no es el que más hay que tener en cuenta ni mucho menos al elegir un sillón para regalarle a alguien que ya acumula una considerable cifra de años a sus espaldas, es innegable que un buen diseño llama la atención.

Tanto en Navidad como por su cumpleaños o con cualquier otro motivo para hacerle un regalo, la ilusión es máxima al retirar el envoltorio y darse cuenta de que se trata de un sillón reclinable manual que, más allá de todas las ventajas que describiremos en próximas líneas, queda bien en la casa y congenia con los gustos del susodicho.

Tras probarlo por primera vez, una impagable sensación de comodidad se apodera de tu padre, abuela, etcétera. Incluso si no tiene ningún tipo de problema físico agradecerá enormemente contar con un conjunto que resulta tan confortable, sobre todo si se trata de uno que hace masajes, aunque no es estrictamente necesario decantarse por esta clase de unidades.

Lo que sí es esencial es asegurarse de que disponga de un sistema de reclinado manual, fácilmente activable por medio de una palanca -generalmente ubicada en la parte derecha- o de otro sistema que no exija hacer una excesiva fuerza.

Muchos de los modelos que se comercializan en la actualidad se reclinan ejerciendo presión en el respaldo. En cualquier caso, las ventajas se evidencian rápidamente, empezando por la más importante de todas: aumenta la esperanza de vida. ¿Cómo es posible que un sillón consiga algo así? Concretamente lo logra mejorando el retorno venoso.

La circulación sanguínea de una persona mayor sufre mucho al permanecer con las piernas en contacto con el suelo. Todo cambia si las mismas se mantienen elevadas, para lo cual es idóneo un sillón reclinable. En esa postura la sangre fluye desde el corazón hasta las piernas sin que haya ningún tipo de problema, evitando las molestias por pasar demasiado tiempo sentado.

Aquí no terminan los beneficios relacionados con la salud. Por si fuera poco, los dolores poco a poco pasan a ser historia. Nos referimos también a los relacionados con los huesos y las articulaciones, así como con los diversos grupos musculares.

Por otra parte, es destacable que algunos de los sillones reclinables manuales que se fabrican a fecha de hoy son de material hipoalergénico. Ello es agradecido principalmente por los más mayores que tienen algún que otro problema respiratorio, así como alergias en general.

A todo lo comentado hay que añadir un factor crucial: hacer un regalo de este calibre no exige un estratosférico desembolso, ya que en Internet hay modelos con una muy buena relación calidad-precio. Así pues, no es de extrañar que tantas personas acaben regalándole un sillón reclinable manual a un ser querido de avanzada edad que pasará a disfrutar de una gran comodidad.

Deja una respuesta

Top