Estás aquí
Página principal > Decoración > Contratar a un interiorista o diseñador ¿sí o no?

Contratar a un interiorista o diseñador ¿sí o no?

Cuando nos enfrentamos a una reforma, muchas personas se preguntan si es necesario contratar a un interiorista o diseñador de interiores para dirigirlo. Nuestra opinión es contratar a un interiorista si es necesario.

Los interioristas o diseñadores de interiores son profesiones que están resurgiendo a raíz de la crisis de la construcción ya que, hoy en día, se adaptan y reforman más viviendas de las que se construyen.

Puede ser que en un primer momento se vea la contratación de un profesional interiorista o diseñador como un gasto, pero en realidad es una inversión en tranquilidad, ya que son personas que han cursado unos estudios de diseño de interiores con el fin de adaptarse a los distintos escenarios que pueden surgir en una obra.

Estética: El interiorista es un profesional del diseño que busca la combinación de espacio, materiales y mobiliario con el fin de lograr un resultado armonioso y estético. Toda reforma realizada por alguien que sabe sobre diseño de interiores aporta un valor añadido a su vivienda o local. Crean ambientes que ayudan a una mayor productividad en las oficinas o mayor felicidad y comodidad en los hogares. Conoce los diferentes estilos de decoración y cómo mezclarlos para crear ambientes nuevos.

Además para expresar sus ideas presentará planos, alzados, perspectivas para configurar el mejor espacio para el cliente.

Asesoramiento integral: Un buen interiorista, estudiará las necesidades de su cliente y las características del espacio. Teniendo en cuenta la superficie, estructuras, luz, orientación, posibilidades de equipamiento. Con el fin de proporcionar la mejor solución al proyecto.

Adecuación a la normativa vigente: Un diseñador de interior está capacitado técnica y legalmente, para realizar un proyecto de interiorismo. De este modo evitará sanciones municipales.

prestamo_reforma_vivienda

Gestión más sencilla: Un interiorista se ocupa de la dirección de todo el proceso del proyecto, desde la idea inicial hasta la ejecución final. Resolverá los problemas que puedan surgir y velará por que el resultado sea fiel a las expectativas del cliente. Además, realizará las gestiones y permitirá que el cliente se despreocupe.

Conocimiento del mercado: El interiorista conoce con profundidad el mercado del interiorismo y la decoración. No hay nadie que le pueda sacar más partido a materiales, equipamientos y soluciones constructivas.

Calidad y garantía: La intervención de un decorador en una reforma hará que avance desde la idea inicial hasta los últimos retoques de acuerdo con los niveles de calidad exigidos, mediante una dirección de obra profesional.

Control de su presupuesto: En toda reforma particular la desviación de los presupuestos debidos imprevistos es muy normal. Si el proyecto está dirigido por un interiorista, estas partidas de imprevistos se minimizarán porque todo gasto estará planificado de antemano.

proyecto-reforma-cocina

Profesionalidad: Los interioristas son profesionales adscritos al Colegio Oficial de Diseñadores de Interior/Decoradores. Su trabajo debe cumplir con los estándares establecidos ese Colegio, que es responsable del visado de todos los proyectos.

Deja un comentario

Top