Estás aquí
Página principal > Oficinas > Cómo montar una oficina en casa

Cómo montar una oficina en casa

mujer con flores oficina

Trabajar en casa nos puede ofrecer multitud de ventajas, como por ejemplo, un gran ahorro de tiempo, una mayor autonomía y flexibilidad horaria, libertad de movimientos… pero para conseguir trabajar desde casa, debemos dedicar una habitación de nuestra casa para crear nuestro pequeño despacho. Es decir, un lugar en la vivienda para concentrarse y poder trabajar eficazmente.

Para trabajar desde nuestra oficina en casa debemos seguir una serie de pasos

Buscar el sitio adecuado

Si nos sobra una habitación en nuestra casa que reúna buenas condiciones para trabajar, podremos decir que este primer punto ha sido fácil de conseguir. Si no tienes una habitación disponible para crear tu oficina, no tenemos que preocuparnos, ya que será posible encontrar una zona donde se nos permita estar concentrados sin que el resto de la familia nos interrumpa constantemente.

Es importante que donde situemos nuestro despacho sea un lugar que nos resulte agradable, para ello podemos colocar alguna planta, un marco con fotografías o cualquier objeto sentimental o que tenga algún tipo de sentido más allá de la mera decoración.

Usa una silla de oficina

Es peligroso para tu espalda trabajar con una silla que no sea de oficina, ya que no está pensada para que pases en ella muchas horas en ella. Una buena silla de oficina debe ser regulable para ajustarse a la altura de la mesa y que la espalda no quede tensionada hacia atrás ni forzada hacia adelante.

sillas oficina

También debe tener un respaldo para que haga de contrapeso en la zona lumbar y de ese modo evitar sobreesfuerzos. Además, es interesante que las sillas para oficina tenga reposabrazos, aunque no es algo fundamental. El tejido de la silla de oficina debe ser transpirable y acolchado, pero no demasiado.

Elige una buena mesa

No todas las mesas se pueden usar como mesa de oficina. No lo decimos por cuestiones de estética, sino de ergonomía. Debemos buscar que el cuerpo se sitúe en una posición saludable, que no dañe la espalda ni los hombros. Una altura perfecta es la cual nos permite reposar los brazos en ella para que el cuerpo no sufra tensiones.

También es necesario que sea ancha, para que quepan todos los elementos necesarios, desde ordenadores a libros, clasificadores de documentos o facturas, etc. También es muy útil contar con cajones para mantener el orden. Si la mesa no tiene cajones podemos comprar cajoneras independientes que nos facilitarán el orden y no tendremos que tenerlo todo encima de la mesa.

Si nuestro presupuesto es limitado podemos recurrir a mobiliario de oficina de segunda mano.

Una buena iluminación

Otro factor fundamental para la salud a la hora de montar una oficina en casa es contar con una buena iluminación. Aunque contemos con abundante luz natural, es una buena idea incorporar un flexo, ya que focalizará la luz sobre el teclado o los libros o documentos que estemos leyendo. Si el flexo es LED mejor aún, ya que estará muchas horas encendido y de ese modo consumirá menos.

Organizar la zona de trabajo

Para que sea una oficina es necesario que tenga complementos adecuados para facilitar el orden y el trabajo, como archivadores, portalápices, papelera, bandejas para las facturas y el correo, etc. Una buena organización en nuestro despacho hará que nos planifiquemos mejor y de ese modo evitaremos el estrés.

Posiblemente, necesitarás un ordenador para trabajar desde casa. Dependiendo del tamaño de tu mesa, te proponemos dos alternativas. Si es grande te recomendamos comprar un ordenador de sobremesa, ya que será más ergonómico. Si la mesa es pequeña es mejor que optes por un ordenador portátil. Otra de las ventajas del ordenador portátil es que lo podrás llevar luego a las reuniones. Recuerda que también necesitarás una impresora en la oficina.

material de oficina

Sea como sea tu espacio de trabajo, recuerda que aunque no nos controle nadie, será necesario disciplina para conseguir sacar el trabajo adelante, levantarnos y hacer ejercicios de estiramiento para fortalecer las articulaciones y evitar las típicas lesiones de espalda de los oficinistas. En definitiva, desconectar y coger fuerzas, algo fundamental para trabajar y rendir al máximo.

Deja un comentario

Top