Estás aquí
Página principal > Truco > Cómo ahorrar en la factura de gas

Cómo ahorrar en la factura de gas

Calderas de gas

La factura del gas puede generarnos sustos. Si no hemos preparado nuestra casa para ahorrar en invierno y no hemos medido el consumo de la calefacción, de la cocina y del agua caliente, lo más seguro es que con lo que en invierno, cuando peleamos contra el frío, el consumo de gas se dispare. Sin embargo, existen algunos trucos para ahorrar en nuestra factura.

Trucos para ahorrar en la factura del gas

Tan solo aplicando medidas sencillas veremos cómo baja nuestro consumo de gas. Por ejemplo:

  • Aprovechar la luz solar. No sólo para iluminar, sino como potencial fuente de calor. Podemos abrir las cortinas y dejar que penetre en la estancia, que se calentará de forma natural.
  • Alguna de las calderas con precios económicos que podemos encontrar en el mercado ya vienen con termostato, pero si nuestra caldera no lo tiene, instalar un termostato tiene muchas ventajas, además de mantener una temperatura constante. El truco para ahorrar, en este caso, pasa por seleccionar una temperatura de 21º. Esto nos permitirá estar a gusto sin generar un consumo excesivo. Si hubiera mucha gente, se puede bajar un par de grados. Si puedes regular la temperatura del agua, hazlo a 45º, ya que por norma general no necesitarás mayor temperatura y también supondrá un ahorro en tu factura.
  • Revisa las instalaciones. Comprueba que tu caldera es eficiente y si los radiadores necesitan una purga. Unos radiadores con aire no aprovechan correctamente el agua calentada por la caldera.
  • Aísla las habitaciones más frías. Si notas que a alguna habitación le cuesta calentarse porque, por ejemplo, sea muy grande, puedes aislarla cerrando las puertas. Se calentará antes y el resto de la casa no tardará tanto en alcanzar una buena temperatura.
  • Aprovecha el calor residual. Si estás en la cocina y has encendido el horno o la cocina esa habitación se calentará antes ya que contará con múltiples focos de calor.

Estos son algunos trucos, pero lo ideal es tener instalado un sistema de calefacción que optimice el rendimiento.

llama caldera

Tipos de calderas para ahorrar energía

Una caldera es, a todos los efectos, un depósito de agua que se calienta. Para ahorrar energía, es importante elegir aquella que sea adecuada para nosotros, siempre dentro de las calderas con precios económicos. Debemos tener en cuenta:

  • El tipo de vivienda y su tamaño.
  • El número de baños y si tienen ducha o bañera, pues necesitamos saberlo para calcular la capacidad de la caldera.
  • Si la vivienda tiene o no aislamiento.

funcionamiento de una caldera de gas natural

En un principio, las calderas con mejor rendimiento son las estancas de condensación. Son capaces de ahorrar entre un 20 y un 30% del combustible. Esto es debido a que son capaces de reutilizar el calor condensado. Por eso, supone un aprovechamiento mucho mayor de la energía, gracias al gas quemado. Dentro de este tipo de calderas, existen varios modelos:

  • Calderas murales: Se adaptan a cualquier vivienda, puesto que van anclados a la pared.
  • Calderas de pie: Suelen proporcionar mayor rendimiento, ideales para hogares que necesiten más demanda calorífica, y tienen más espacio. Proporcionan un extra de confort y comodidad.

Con todo esto en mente, la mejor solución es que busques asesoramiento profesional, para ver qué caldera necesitas y cuál proporcionará un rendimiento óptimo para tu hogar.

Recuerda que, tras un tiempo sin utilizarla, es importante que limpies tu caldera para que funcione correctamente. Con esto y los trucos anteriores, ¡conseguirás un ahorro en tu factura del gas!

Deja un comentario

Top