Estás aquí
Página principal > Decoración > Conseguir un presupuesto de pintores sin morir en el intento

Conseguir un presupuesto de pintores sin morir en el intento

pintor-blanco

Hoy hablaremos sobre consejos e indicaciones para conseguir un presupuesto de pintura profesional y sin engaños. Algo que a priori debería ser algo fácil y sencillo, ya que es algo que beneficiaría a ambas partes. Por una parte, el cliente recibe un servicio y, por otro, la empresa recibe un dinero por la realización de dicho servicio, pero, en realidad, no es algo tan fácil.

Tener claro que es lo que quiere

Lo primero de todo es saber exactamente qué es lo que queremos pintar y cómo. También debemos saber los metros cuadrados y si la vivienda o local está amueblado.

Toma de contacto

Los que nos dedicamos a las reformas sabemos que contar con buenos profesionales es indispensable. Normalmente, cuando un profesional responde a nuestras expectativas, repetimos para la siguiente reforma. Pero el problema llega cuando surge un trabajo en un lugar donde no cuentas con gremios de tu confianza y no conoces a quien te pueda recomendar a nadie por la zona. En ese caso, recurrimos a buscarlos mediante las tradicionales páginas amarillas o haciendo una búsqueda rápida online. Viendo su página web, podemos ya intuir como es una empresa.

pintor

Profesionalidad

Cada vez, tenemos más en cuenta las webs de las empresas para ver a qué se dedica, en qué están especializados y conocer algún ejemplo de trabajos anteriores. Es la hora de pedir presupuesto pintores. Lo normal es seleccionar 2 o 3 empresas para solicitarles un presupuesto del trabajo a realizar mediante un correo electrónico o una llamada telefónica. Esta es la primera interacción real entre la empresa y el cliente. En este punto pueden darse varios escenarios:

  • Que nunca recibamos contestación a nuestra petición de presupuesto. Esto nos hace pensar que si la empresa no nos da contestación a un presupuesto, el trato en el caso de tener un problema con el trabajo, generalmente, dejará mucho qué desear.
  • Que recibamos un presupuesto de forma oral. No es recomendable aceptar este tipo de presupuestos, ya que al final será tu palabra contra la suya.
  • Que recibamos un presupuesto 2 semanas después de haberlo solicitado sin ningún tipo de contacto anterior. Existe la falsa creencia en muchas empresas por la que tardar en contestar es un síntoma de empresa solicitada y ocupada, lo que dará al cliente una percepción de que su trabajo es bueno. Puede que en el pasado esto pudiera funcionar así, hoy en día, no hay razón para ello.
  • Que recibamos un presupuesto rápido pero demasiado genérico. El problema de este tipo de presupuestos es que a la hora de la verdad, al ser tan genérico, es fácil que la reforma tenga sobrecostes.
  • Que recibamos un presupuesto en un plazo de 24 o 48 horas, detallado, que deje constancia por escrito de qué es lo que incluye y lo que no. Cada detalle del presupuesto es importante, ya que es un contrato entre las partes y en el que se describen todos los servicios que va recibir el cliente, así como los productos suministrados.

Análisis del presupuesto

En muchas ocasiones, los términos que aparecen en el presupuesto son palabras técnicas y marcas que no conocemos, por lo que nos es muy complicado conocer la calidad de los materiales que se indican. Por ello, es recomendable acudir a algún profesional de la zona para que nos ayude a descifrar dicho presupuesto, evitando, de este modo, posibles engaños. Este profesional sabrá que, aunque en esta ocasión no se lleve el cliente, para futuros proyectos contarás con él, ya que te ayudó en otra ocasión.

Deja un comentario

Top